Image Alt

Elaborando cerveza vasca y artesana

Cerveza Vasca. Elaborando Cerveza Artesana - LA SALVE Bilbao

Elaborando cerveza vasca y artesana

En estos meses en los que la tónica general ha sido estar en casa más de lo que nunca hubiéramos imaginado, muchos amantes de la cerveza vasca han realizado sus pedidos de la ya conocida campaña LA SALVE A CASA, pero otros muchos cerveceros caseros han querido convertirse en auténticos Home Brewers.

No es difícil comenzar a hacer tu propia cerveza en casa para, además de pasar un rato entretenido, sentirse el mejor maestro cervecero casero. Además de un poco de dinero, bastante empeño y mucha paciencia, el secreto de una buena cerveza está en la materia prima que se utiliza para su elaboración: un lúpulo y cebada KM0 harán que tu cerveza se convierta en una auténtica cerveza vasca como LA SALVE.

Algunos trucos en los primeros procesados de las materias primas para hacer una buena cerveza vasca en casa

Como decíamos, no es difícil elaborar cerveza casera. Existen un millar de kits de cerveza que te ayudarán con los primeros pasos en la elaboración de lo que será tu primera cerveza vasca.

Más allá de seguir los cientos de guías de cómo hacer cerveza en casa que existen hoy día en internet y lejos de lo que nuestra maestra cervecera Karla Gonzalez podría llegar a enseñarnos, queremos daros algunos trucos sencillos para los primeros pasos en el tratamiento de las materias primas para elaborar una buena cerveza casera.

1.- Maltear la cebada

Inicia la germinación de la cebada y luego interrúmpela. Tras dejar la cebada durante 48 horas en recipiente con agua, déjala tapada con una toalla, a temperatura ambiente, durante al menos 5 días.

Cuando comienzan a aparecer raíces y brotes en la cebada y las raíces son igual de grandes que el grano de cebada, la germinación ha terminado y es el momento de interrumpir este proceso, dando paso al tostado de la cebada en el horno con temperaturas entre 150 y 250 ºC durante 10 – 60 minutos, dependiendo del tipo de cerveza que se quiera obtener, desde las más rubias hasta las más oscuras.

2.- La Malta

Los granos de cebada germinados y tostados reciben el nombre de MALTA.

Para obtener el extracto de Malta hay que triturar los granos con una licuadora, mezclarlos con agua sin cloro, y ponerlos a una temperatura de entre 62-72 ºC. Revuelve la mezcla constantemente durante 90 minutos, manteniendo la temperatura.

Comienza el proceso de maceración en el que el almidón de la malta se convierte en azúcares fermentables.

Tras la maceración, filtra del producto resultante para separar los restos sólidos del mosto. Lo más práctico es utilizar una cuba de filtrado.

Para garantizar el filtrado, hay que pasar el líquido por la cuba al menos tres veces.

3.- Añadir el lúpulo y la levadura y … ¡magia!

El milagro se encuentra en el paso de añadir el lúpulo, el producto que da a la cerveza su aroma y su sabor amargo característicos.

Este punto del proceso es clave ya que es cuando definirás el sabor, el aroma y el color que tendrá tu cerveza casera.

Antes de sumar el lúpulo al mosto, es conveniente diluirlo en un poco de agua caliente. Cuando lo mezcles con el mosto, hiérvelo durante 2 horas, aproximadamente, y ve añadiendo poco a poco 1 litro más de agua.

A continuación, es el momento de la fermentación, cuando añades la levadura y se produce el milagro: en las próximas 2 semanas, aproximadamente, tu mosto se convertirá en cerveza.

La mezcla siempre deberás dejarla reposar en un lugar oscuro y fresco. Dependiendo del tipo de cerveza que quieras elaborar, deberás mantenerla a una temperatura estable u otra:

Mantén el recipiente tapado, pero no sellado completamente, pues has de dejar que salgan el dióxido de carbono y otros gases, sino, podría llegar a explotar.

Los premios a los mejores cerveceros caseros

Desde la cervecera vasca de LA SALVE en colaboración con CEBEK Emprende e INTERMALTA hemos lanzado los premios Etxeko Garagardogile que tienen como objetivo impulsar el movimiento de la pasión por la cerveza casera, fomentar el conocimiento de su elaboración y animar a la elaboración de cerveza en casa.

Y qué dices, ¿Te apuntas?