Image Alt

LA SALVE invierte 1,8 millones de euros para reabrir su fábrica en Bilbao

LA SALVE invierte 1,8 millones de euros para reabrir su fábrica en Bilbao

 

Así serán las instalaciones de LA SALVE en Bolueta

Bilbao, 12 de diciembre 2016.- Hace 130 años que el bilbaíno José Schumann y Cordés solicitó autorización para la instalación de una fábrica destinada a la elaboración de cervezas y bebidas gaseosas junto a la Ría. Corría el año 1886 cuando LA SALVE vio la luz por primera vez en Bilbao, en dos de las casetas existentes en la Campa de La Salve. A esta primera localización se unieron en 1897 unas nueva fábrica en la ladera de Artxanda. Hoy, 38 años después de su cierre, la fábrica de LA SALVE reabre en el bilbaino barrio de Bolueta, con una inversión de 1,8 millones de euros.

«Hoy podemos anunciar que la fábrica vuelve a su lugar natural, a su origen, a su esencia»

“Hace dos años recuperamos un sentimiento, una experiencia, una seña de identidad que significó mucho para esta ciudad en los años 40, 50, 60 y 70”, afirma Eduardo Saiz Lekue, socio promotor de LA SALVE, “y hoy podemos anunciar que la fábrica vuelve a su lugar natural, a su origen, a su esencia. Y lo más importante, es que no venimos solo con un objetivo de hacer cerveza sino de generar valor local y hacerlo de forma innovadora y respetuosa al máximo con nuestro entorno. La fábrica LA SALVE será pionera en el mercado de la cerveza no desde la cantidad de litros que hagamos sino desde la forma en como se hará”.

Mediante la nueva fábrica, LA SALVE, busca conseguir su objetivo de crecimiento estratégico en un mercado liderado por cinco marcas multinacionales, anclándose desde la producción en lo más cercano mediante el compromiso con los productores locales, creación de empleo y riqueza local, respecto al medio ambiente e inversión en innovación.

«No venimos solo con un objetivo de hacer cerveza sino de generar valor local y de forma innovadora y respetuosa al máximo con nuestro entorno»

La fábrica de cervezas se ubicará en Bolueta en un edificio nuevo y será una instalación moderna a la vanguardia de la tecnología. Preparada para realizar cualquier variedad de cerveza y con una capacidad anual inicial de 20.000 hl, con posibilidad de crecimiento de hasta 40.000 hl para el 2019. La superficie inicial del proyecto es de casi 1.000 m2 con posibilidad de ampliación. La nueva instalación prevé la fabricación de un volumen anual de 20.000 hl y para ampliar hasta los 40.000 hl totales sería necesaria una inversión de 100.000 euros por cada 10.000 hl de crecimiento. Además, generará 10 empleos directos. Este paso ha sido posible gracias al apoyo de Mahou San Miguel, que adquirió el 24,9 de la sociedad en 2015.

Innovación como bandera

LA SALVE renació con un planteamiento claro de tener la innovación en su alma del proyecto, realizando planes de trabajo con las entidades locales líderes en la materia que le posibiliten aprovechar su posicionamiento para buscar una mayor diferencia respecto a sus competidores.

«Seremos pioneros no desde la cantidad de litros que hagamos sino desde la forma en como se harán»

Los proyectos conjuntos con Azti Tecnalia, en los que se lleva trabajando 19 meses, tendrán el arranque práctico con la puesta en marcha de la fábrica.

  • El primero es LA SALVE Cero Emisiones. La nueva fábrica será cero emisiones ya que el balance de emisiones de CO2 y otros Gases de Efecto Invernadero (GEI) será nulo durante su funcionamiento. Se reducirán al máximo las emisiones producidas en la propia instalación y se compensarán aquellas emisiones inevitables por el tipo de actividad.
  • El segundo es La Salve Kilómetro 0. Se producirá en la fábrica La Salve con el 100% de los elementos con productores a menos de 100 kilómetros de distancia para promover la conservación del medio ambiente, el freno del cambio climático y el apoyo a los productores locales.

Este es un paso fundamental para LA SALVE, que sigue dando pasos para conseguir el 10% de la cuota de mercado en Euskadi en 2019. En 2015 LA SALVE comercializó un total de 200.000 litros, una parcela de mercado ganada a los cinco grandes grupos del Estado y su objetivo es, desde ese liderazgo local, conseguir ayudar a que el mercado cervecero vasco crezca y se desarrolle como generador de valor local. En 2016, la empresa cervecera tiene previsto comercializar 800.000 litros.

Además, hay que tener en cuenta que en la zona de influencia de LA SALVE las ventas en el 2014 fueron el 7,3 % de las ventas totales del Estado, “estamos hablando de que el 10 % de ese 7,3 % de las ventas de cerveza de España de cumplir nuestros objetivos de ventas para el 2019” ha apuntado Eduardo Saiz Lekue.

Historia con futuro

antiguo-1

Las casetas donde se instaló la primera fábrica de LA SALVE, en el recodo de la Ría del mismo nombre

Aquellas casetas en la Campa de LA SALVE fueron el germen de una gran empresa. Un lugar de evocación marinera, situado junto a los muelles de la Ría, en aquel entonces alejado del centro de la Villa de Bilbao, conocido así debido a que los barcos que zarpaban del puerto al pasar por allí rezaban una salve marinera a la Virgen de Begoña, patrona de Bilbao, cuya basílica se veía desde ese punto. La zona de La Salve se encontraba situada al final del Campo de Volantín, paseo en el que la floreciente burguesía bilbaína del XIX había comenzado a construir sus pequeñas mansiones y dónde hoy día se encuentra el puente del mismo nombre.

Once años más tarde, ante el auge del negocio, José Schumann construyó unas nuevas bodegas en la ladera de Artxanda, concretamente sobre el arroyo de Artasamina, al lado del manantial de aguas del túnel del ferrocarril de Lezama, del que tenía la concesión de explotación. La fábrica dejaba sus primeras instalaciones cerveceras y se asentaba definitivamente en ese lugar, no alejado de La Salve.

antiguo-2

Las instalaciones de LA SALVE en su última etapa

En 1968 el trazado del acceso norte a Bilbao expropió parte de las instalaciones de la fábrica, ya que esos terrenos eran necesarios tanto para la futura autovía como para la construcción del puente de La Salve, inaugurado en 1972. Para entonces la actividad de la empresa había decaído y a mediados de los años 70 fue cerrado el emblemático lugar donde se situaban los veladores de la Campa de La Salve. En su solar se construyeron viviendas. LA SALVE cesó su actividad en 1978, hasta que volvió al mercado en 2014.