LA SALVE renueva su compromiso de solo utilizar cebada alavesa para producir sus cervezas

LA SALVE renueva su compromiso de solo utilizar cebada alavesa para producir sus cervezas

– LA SALVE, dos años después de empezar a utilizar únicamente cebada alavesa en sus cervezas, renueva su compromiso con carácter indefinido.
– LA SALVE e INTERMALTA han realizado un encuentro en la fábrica de San Adrián y han renovado su plan de trabajo por el cual INTERMALTA solo servirá a la cervecera vasca cebada malteada de Álava.
– El Plan de Crecimiento de la cervecera vasca contempla el compromiso estratégico en clave de competitividad y desarrollo empresarial mediante un producto 100% cercano en colaboración con los productores locales y con total respeto al medio ambiente. Se trata de un compromiso que prioriza la apuesta de LA SALVE por lo local y por la sostenibilidad.

Bilbao, 18 de febrero de 2019. LA SALVE adoptaba en octubre de 2016 el compromiso de que el 100% de su cerveza pasara a elaborarse con cebada procedente de Álava, como consecuencia de su compromiso con lo local que se enmarca en la filosofía de la empresa, basada en el objetivo de generación de valor local y la creación de riqueza de su entorno.

Según el trabajo realizado por el Centro Tecnológico AZTI para LA SALVE, tras evaluar el proceso de producción de la cerveza, la elección del origen de la cebada malteada junto con la ubicación de la producción en Bilbao eran los aspectos con mayor impacto ambiental por parte de LA SALVE y ambos suponen casi un 60 % de la huella de carbono de dicho proceso.

El compromiso de uso de cebada local de LA SALVE es un compromiso con el desarrollo económico y social del entorno local, que en este caso, le ha llevado a reducir el impacto ambiental, ya que la distancia media del transporte utilizado para transportar la cebada al punto de malteado se reduce en un 65 %; lo cual influye en esa significativa reducción del impacto ambiental.

Por todo lo anterior, es decir, para generar valor local, para crear riqueza en el entorno y para conseguir rebajar su huella de carbono, en 2016, LA SALVE firmaba un acuerdo con INTERMALTA, principal proveedor de cebada del mercado cervecero en España, que este mes de febrero ha renovado con carácter permanente y para el 100% de la cerveza que elaboran.

Desde hace 2 años, todas las referencias de LA SALVE presentan un picto que expone dicho compromiso en el pack de sus botellas:

A lo largo del 2017, LA SALVE utilizó más de 410.000 kilogramos de cebada 100% alavesa para poder elaborar sus cervezas y durante 2018, han sido 610.000 kilogramos con los que ha elaborado y comercializado el año pasado un total de 1,8 millones de litros de cerveza kilómetro cero generadora de valor.

En el encuentro en la fábrica de San Adrian de INTERMALTA se han reunido Carlos Álvarez Fernández, Director General de INTERMALTA, S.A; Jon Ruiz Ibinarriaga Director de la fábrica LA SALVE y Eduardo Saiz Lekue, Director de cervezas LA SALVE.

En la visita a la fábrica se ha revisado el proceso de malteado de INTERMALTA que es un proceso natural mediante el que, una vez limpio el grano de cebada, es malteado mediante una operación que consiste en una germinación controlada cuyo proceso completo se puede dividir en:

  • Recepción y almacenamiento
  • Remojo para aumentar el contenido de humedad del grano seleccionado hasta un 44 % aproximadamente, para que pueda iniciarse el proceso de germinación.
  • Germinación que es un proceso entre 4 y 6 días y tiene lugar a una temperatura de entre 12 y 20 ºC.
  • Tostado en el cual la malta recién germinada se tuesta y mediante el diferente tostado se obtienen diferentes tipos de malta.

 

En palabras de Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas LA SALVE, “nuestro compromiso con la generación de valor local está motivado por la filosofía que siempre ha tenido LA SALVE desde su fundación en 1886, y es nuestra obligación mantenerla viva en la etapa actual, desde que pusimos de nuevo en marcha el proyecto en 2014. Este acuerdo, aporta estabilidad y sostenibilidad en la cadena de valor del sector agrícola, ya que potencia las relaciones entre todos los agentes de la cadena, en favor de la sostenibilidad del sector”.

Según explica Saiz Lekue, “LA SALVE no solo es una empresa que en 130 años de historia ha desarrollado su actividad afincada en Bilbao sino que, además, siempre ha visto la importancia clave de evolucionar siendo fieles al entorno de donde somos. En 2019, para que una empresa sea vasca no solo vale con que el domicilio social y fiscal esté aquí, o con traer la producción aquí, sino que pensamos que es necesario traccionar una cadena de valor formada íntegramente por elementos del entorno. En este sentido, que toda nuestra cebada sea de Álava, un producto de mayor valor añadido, o que el lúpulo sea también cercano, son ejemplos de esta forma de ver nuestro desarrollo”.