Image Alt

«LA SALVE y Vicrila son empresas centenarias con mucho patrimonio cultural, histórico y sentimental»

«LA SALVE y Vicrila son empresas centenarias con mucho patrimonio cultural, histórico y sentimental»

Joseba Jauregui, responsable de Relaciones Internacionales de la Fundación Vicrila, fabricantes del vaso histórico de LA SALVE

IMG_1104

Joseba Jauregui, en el centro de azul, charla durante la presentación del vaso recuperado de LA SALVE

 

En LA SALVE apostamos por recuperar retazos de la historia de Bilbao, que nos hagan recordar lo que fuimos y nos ayuden a fortalecer nuestra identidad. En ese empeño, nos hemos aliado con la Fundación Vicrila y juntos hemos recuperado el vaso histórico de LA SALVE y recordar el origen popular de la cerveza y las tardes de ocio en las barras de muchos bares de la capital vizcaína.

IMG_1164En este camino entre la historia y la modernidad nos ha acompañado Joseba Jauregui, responsable de Relaciones Internacionales de la Fundación Vicrila. Un hombre entusiasmado con la labor que realiza, basada en proteger y poner en valor el patrimonio cultural e industrial de la empresa de vidrio y cristal Vicrila.

Actualmente, celebran 125 años en los que han evolucionado y han sabido adaptarse a los diferentes momentos de la historia, además de ser parte activa de la actividad social, industrial y económica de Bilbao, Leioa y toda Bizkaia.

Hemos charlado con Joseba para descubrir algunas curiosidades de Vicrila y esto es lo que nos ha contado.

Celebráis 125 años, pocos más que LA SALVE, ¿cómo ha cambiado la fabricación de vidrio desde la fundación de Vicrila?

Pues mucho. Comenzamos haciendo garrafas, después vidrio plano, y desde los años 70 vidrio de mesa. Actualmente nos dedicamos a fabricar copas, vasos y artículo para la mesa, tanto de hostelería como para el hogar.

«Todo el mundo tiene en casa un vaso de Vicrila»

¿Por qué colaborar con LA SALVE?

Los proyectos son muy parecidos casi hermanos, LA SALVE y Vicrila son empresas centenarias con mucho patrimonio cultural, histórico y sobre todo sentimental. El proyecto me pareció tan ilusionante que no dudé en emprender un camino conjunto. De esta colaboración salió la recuperación del Vaso de La Salve.

¿Cuántas copas, vasos y platos realizáis?

Vicrila produce 35.000 toneladas anuales, que son unos 600.000 artículos diarios. Tanto trabajo genera una gran cantidad de empleo directo e indirecto para Leioa y toda la zona.

«Nuestro objetivo es proteger y poner en valor el patrimonio cultural e industrial»

¿Vicrila fabrica algún vaso conocido?

El vaso de Nocilla es unos de nuestros productos estrella, nosotros solemos decir que todos tenéis en casa un producto de Vicrila, ya que no hay casa sin un vaso de Nocilla. Además, también hemos recuperado el histórico vaso de txikitero, un icono mediático para nosotros. El consumidor local lo ha acogido con cariño porque a muchos les trae recuerdos. ¡Hasta lo exportamos a Estados Unidos como porta-velas!

¿Cuál es el objetivo de la Fundación Vicrila?

Su objetivo es proteger y poner en valor el patrimonio cultural e industrial de Vicrila, a través de acciones encaminadas a la difusión de sus más de 125 años de la historia, fomentando actividades sociales, culturales, educativas, de investigación, cooperación, mecenazgo y deportivas.