9 de cada 10 consumidores vascos de cerveza valoran probar cervezas diferentes

Eduardos Saiz (LA SALVE) y Joseba A. Etxebarria Gangoiti (UPV/EHU) en la presentación del macro barómetro de la cerveza de Euskadi

9 de cada 10 consumidores vascos de cerveza valoran probar cervezas diferentes

  • La UPV/EHU, en colaboración con la cervecera bilbaína LA SALVE –única cervecera de gran volumen que produce en Euskadi-, ha presentado hoy el segundo macro barómetro sobre tendencias de consumo de cerveza realizado en Euskadi
  • Destaca que el 39% de los encuestados opina que la cerveza es el acompañamiento ideal de cualquier tipo de comida, o que el consumo de cerveza es cada vez más homogéneo en cuanto a géneros y edades
  • El 83% de los encuestados consume cerveza “todos los días” o “varios días a la semana” y el porcentaje ha aumentado respecto a hace seis meses, debido a la importante penetración en el mercado que están registrando las cervezas Premium, sofisticadas o de nueva tendencia que cubren más momentos de consumo
  • En el macro barómetro, dirigido por el profesor e investigador de la UPV/EHU, Dr. Joseba A. Etxebarria Gangoiti, han participado 1.946 consumidores de cerveza; y se trata de la segunda oleada del mayor estudio realizado en el sector hasta el momento

Bilbao, 3 de junio de 2019. La cerveza está de moda y es un mercado en auge. Son las conclusiones que pueden extraerse del nuevo macro barómetro realizado por la Universidad del País Vasco, en colaboración con la cervecera bilbaína LA SALVE, y que ha presentado esta mañana el investigador y profesor de la UPV/EHU Dr. Joseba A. Etxebarria Gangoiti, director del estudio.

Se trata de la segunda oleada del mayor estudio realizado en el sector hasta el momento que se lleva a cabo con el objetivo de estudiar las tendencias de los consumidores de cerveza de Euskadi. En esta ocasión, han participado 1.946 consumidores de cerveza habituales que han  respondido acerca de sus gustos, tendencias y apreciaciones sobre la cerveza como maridaje en la gastronomía, entre otras cuestiones.

Y es que la cerveza es la bebida con contenido alcohólico con mayor impacto en la economía. El sector de la cerveza representa actualmente el 1,8% del PIB, según datos de 2017, muy lejos del 0,52% que suponía en 2008. Hasta la vuelta de LA SALVE al mercado, Euskadi carecía de una empresa cervecera que arañara un porcentaje significativo de ventas del mercado que se llevan las empresas que están fuera de Euskadi. El incremento sostenido en ventas de LA SALVE, la extensión geográfica y el modelo de competitividad permite a la economía vasca ser de nuevo partícipe de este mercado en auge.

Perfiles sociodemográficos en el consumo de cerveza

Tal y como se desprende del macro barómetro, año a año, el mercado cervecero está aumentando su homogeneidad en cuanto a consumo en  géneros y edades. Así respecto a 2018, el 67% de los consumidores son hombres y el 33%, mujeres, cuando en septiembre de 2018 dichos porcentajes eran del 69% y 31%; los porcentajes, por lo tanto, tienden a acercarse paulatinamente. Y respecto a las franjas de edad, entre los 18 años y los 65 o más, los porcentajes cada vez están más igualados destacando que el mayor consumo se da en la franja de 35 a 44 años, con un 28,14%, y el menor consumo se da en el intervalo 55 a 64 años, con un 9,89%.

La conclusión en este apartado es que el consumo de este mercado es similar por edades y se ha extendido en todos los perfiles de edad en una clara diferencia respecto a otras categorías de bebidas, donde siempre se registran segmentos de edad con un consumo claramente mayor en comparación a la homogeneidad del mercado de la cerveza.

Hábitos de consumo de cerveza

Respecto a la frecuencia en el consumo de cerveza, esta segunda ola de la investigación muestra que cada vez es mayor el grupo de consumidores que lo hacen de forma habitual, es decir, los consumidores de “todos los días” o “varias veces a la semana”, siendo entre ambos grupos el 83% de los consumidores. Esto se explica porque el consumo de cerveza se está abriendo a nuevos momentos de consumo, entre otras cosas, por la importante penetración en el mercado que están registrando las cervezas Premium, sofisticadas o de nueva tendencia. Y es que las cerveceras están incrementando el lanzamiento de este tipo de productos destinados a un consumidor cada vez más exigente en cuanto a calidad y gusto, un consumidor claramente más informado y con mayor curiosidad por nuevos sabores que se adapten a sus gustos y que se puedan consumir en momentos diferentes a los que anteriormente eran los habituales.

Valoración de las marcas de cerveza por parte de los consumidores

Respecto a las conclusiones del estudio sobre las valoraciones de las diferentes marcas por parte de los consumidores, destaca que las marcas locales obtienen valoraciones en la preferencia más altas que el resto de marcas. Así, la valoración de las marcas locales registra una media de 3,89 puntos sobre 5, mientras que la media en la valoración del resto de marcas obtiene un 3,25. Esta mejor puntuación es superior en el intervalo de edad de los consumidores jóvenes, con una edad comprendida entre los 25 y los 34 años.

Cabe destacar que a la pregunta de “qué es lo que más se valora en las marcas”, una de las respuestas más frecuentes por parte de los consumidores es “que las empresas generan riqueza en el entorno”, lo que refleja esa preferencia por las marcas locales.

Cerveza y gastronomía

Los consumidores de cerveza perciben que la cerveza es un acompañante ideal a todo tipo de comidas y es claro el incremento de esta percepción respecto a anteriores barómetros, marcando una clara tendencia.  Así, el 39% de los entrevistados declara que la cerveza marida con cualquier tipo de comida y además, un 63% considera que la cerveza acompaña de manera óptima la gastronomía de vanguardia o sofisticada.

Los tipos de comida más citados como adecuados para acompañar con cerveza son, por este orden, comida rápida (15%), comida mexicana (12%) y comida italiana (6%).

¿Con qué tipo de comida crees que marida la cerveza?

Resulta muy contundente la apreciación de los consumidores que han participado en la encuesta al considerar en un 89% que les gustaría que los restaurantes tuvieran una mayor oferta de cervezas para acompañar las comidas. Frente a este dato, solo un 7% declara no considerar a la cerveza una bebida adecuada para maridar en un restaurante.

La puesta en marcha de la fábrica

LA SALVE inauguraba hace ahora un año su fábrica en Bilbao. Se trata de la tercera fábrica que LA SALVE pone en marcha contando la que nació en 1886 en la Campa de La Salve y la posterior en la calle Artasamina. La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi ha conllevado una inversión de 2 millones de euros y supone el arranque de la producción de LA SALVE en Bizkaia. La nueva fábrica ha comenzado produciendo a un ritmo de 200.000 litros de cerveza km0 al año, con un cuidado proceso de elaboración y selección de la materia prima con origen cercano; cerveza generadora de valor, en unas instalaciones a la vanguardia de las fábricas cerveceras de Europa y con la idea de aumentar la producción paulatinamente.  

LA SALVE es la segunda cervecera más antigua del país en activo y cuenta en su accionariado con la contribución de Mahou San Miguel, que posee un 42,7% en la cervecera bilbaína. Esta relación ha sido clave para reabrir la fábrica en la capital vizcaína, que ha supuesto una inversión cercana a los dos millones de euros. Con la puesta en marcha de estas instalaciones, LA SALVE recupera la producción local después de que su antigua fábrica cerrase sus puertas en 1977.

Acerca de LA SALVE

LA SALVE nace en 1886 de la mano de José Schumann y Cordés, hijo de un cervecero alemán, que instala una fábrica destinada a la elaboración de cervezas y bebidas gaseosas junto a la Ría. La fábrica original se ubicó en sus orígenes en la Campa de La Salve y de ahí heredó su nombre. Posteriormente se trasladó a poca distancia, al inicio de la calle Artasamina, pero siempre mantuvo un puesto de venta de cervezas en la Campa donde nació.

Desde 1910, LA SALVE estuvo en manos de la familia Pérez-Yarza, que regentaba en Bilbao numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior. Cuarenta años después de su cierre en 1978, vuelve a Bilbao para convertirse en un referente en el sector, convirtiéndose así en la segunda cervecera más antigua del país en activo desde su puesta en marcha en 1886.