Image Alt

ARRANCA LA COSECHA DE LÚPULO 2020

Recolección lúpulo 2020 - LA SALVE Bilbao

ARRANCA LA COSECHA DE LÚPULO 2020

LA SALVE celebra el comienzo de la recolecta de lúpulo 2020 mediante un evento retransmitido en streaming desde la plantación de Cirueña en La Rioja, de la que la cervecera vasca se nutre para elaborar sus diferentes variedades de cerveza kilómetro cero

 

Bilbao, 10 de septiembre de 2020. LA SALVE ha celebrado el comienzo de la cosecha de lúpulo 2020 con un acto retransmitido en streaming desde la plantación de Cirueña en La Rioja. Un cultivo de 8 hectáreas del que se abastece desde el año pasado, tras llegar en noviembre de 2019 a un acuerdo con Hopsteiner, el principal comercializador de lúpulo en España.

La campaña, ha empezado hace unos días con las labores de cosecha y en palabras del agricultor Pedro Cañas “ha estado marcada por un año climatológico con algo más de precipitaciones que un año normal, que ha posibilitado una buena cosecha con lúpulo sano y de calidad”. Las principales variedades cosechadas en esta plantación son Nugget, Eureka y Apollo. Por su parte, Eduardo Saiz Lekue ha incidido en la importancia de las materias primas locales para la cervecera bilbaína:

LA SALVE basa su crecimiento en los productos km0, realizados con los productores locales de materias primas cercanas: elaboramos todas nuestras cervezas con cebada 100% alavesa y utilizamos lúpulo de La Rioja, de Cirueña, con el objetivo de reducir el impacto medioambiental y generar riqueza local.

Y es que la cervecera vasca llegó a un acuerdo en noviembre de 2019 con Hopsteiner, el principal comercializador de lúpulo en España, como consecuencia de su compromiso con lo cercano, que se enmarca en la filosofía de la empresa, basada en el objetivo de generación de valor y creación de riqueza en su entorno. En base a este mismo objetivo, la totalidad del lúpulo producido en España que utilizará LA SALVE para su fábrica de Bilbao será de La Rioja; del mismo modo que el 100% de la cebada que utiliza procede de Álava, fruto de su acuerdo con Intermalta sellado hace ya cuatro años.

La campaña ha estado marcada por un año climatológico caracterizado especialmente por las abundantes precipitaciones que han supuesto un 40% más de lluvias que un año normal, lo que posibilita una buena cosecha con lúpulo sano y de calidad

El lúpulo es junto a la cebada malteada, la levadura y el agua, uno de los elementos principales en la elaboración de cerveza, cuyas propiedades organolépticas variará en función de la cantidad, el tipo y las características de lúpulo que se utilice.

El lúpulo es la flor femenina de la planta trepadora Humulus lupulus. Es una planta que tiene glándulas de resina y aceite en la base de sus hojas florales y gracias a ello es el saborizante fundamental de las cervezas. El lúpulo aporta dos elementos a la cerveza: amargor y aroma en función de la variedad utilizada y del momento de adición a la cerveza.

LA SALVE kilómetro 0, una realidad

LA SALVE tiene interés en producir cerveza que se abastezca de materias primas (malta, lúpulo y levadura) cercanas. Para ello, actualmente dispone de uno de los componentes de la cerveza, la malta, puesto que Álava es una importante productora de cebada maltera. Un uso que se ha duplicado en 2 años: si en 2017 en LA SALVE se utilizaron alrededor  de 410.000 kg de cebada 100% alavesa, en 2019, la cantidad llegó a los 950.000 kilogramos.

Otra de las materias primas importantes en la producción de cerveza es el lúpulo, que hoy por hoy no se produce de manera comercial en Euskadi. En este sentido, la introducción de esta especie vegetal, podría suponer una diversificación de cultivos muy positiva para el sector agrícola vasco. El lúpulo es un cultivo perenne que requiere de una alta inversión inicial, pero que también puede suponer una importante fuente de ingresos. Por ello LA SALVE, en colaboración con el Gobierno Vasco, NEIKER y  la Asociación de productores vascos de cerveza Euskal Garagardo Elkartea (EGE), colabora en el proyecto de recuperación de lúpulo local, LUPULUS, con una plantación experimental en Berantevilla (Álava). Por el momento, las cantidades no posibilitan una elaboración masiva de cerveza; por eso, el acuerdo alcanzado en noviembre de 2019 con Hopsteiner garantiza un origen cercano de todo el lúpulo que llegará a la fábrica de LA SALVE en Bilbao y que tiene su origen en La Rioja, concretamente en esta plantación de Cirueña, de la que actualmente se nutre la cervecera vasca.

LA SALVE basa su plan de crecimiento en el compromiso estratégico como factor clave para su competitividad, para elaborar cervezas con materias primas cercanas en colaboración con los productores locales y con total respeto al medio ambiente. LA SALVE prioriza lo local y la sostenibilidad y prueba de ello es la utilización de cebada 100% alavesa y de lúpulos de La Rioja

Simultáneamente, los resultados de rendimiento y calidad de las seis variedades ensayadas en el proyecto LUPULUS aportan algunos datos interesantes en su tercer año de cultivo. Así, cuatro de las variedades tienen buenos rendimientos, aunque están aún en las fases iniciales del cultivo y no han entrado en plena producción: Cascade, Perle, Nugget y Magnum. Sin embargo,  las variedades Saaz y Spalt han tenido un desarrollo vegetativo muy bajo y por consiguiente el rendimiento ha sido también muy escaso. En cuanto a la calidad de las diferentes variedades, las características de suelo y climáticas de Euskadi para un cultivo perenne como este, han posibilitado que los valores sean muy aceptable y dentro de los rangos de referencia considerados buenos.

LA SALVE en Bilbao:  Una fábrica pionera

La fábrica de Bilbao cumple, además, dos años desde que nació con el objetivo de  recuperar una industria cervecera en Euskadi que elaborase cervezas de alta calidad y de nuevas tendencias.

La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi supuso una inversión de 1,8 millones de euros, y el arranque de la producción de LA SALVE en Bizkaia, una producción que ha estado guiada, desde el principio, por el centro tecnológico AZTI junto al que se han desarrollado proyectos de innovación centrados en LA SALVE km 0, y en tener una fábrica cero emisiones.

LA SALVE es una marca histórica de Bilbao que renació con un planteamiento claro de tener la innovación anclada en la esencia del proyecto, realizando para ello planes de trabajo con las entidades locales líderes en la materia. Esto le ha supuesto a la cervecera bilbaína un posicionamiento que marca la diferencia respecto a sus competidores.