Image Alt

LA SALVE ENVASA LA BOTELLA 5.000.000, TRAS SU VUELTA AL MERCADO HACE AHORA 5 AÑOS

La Salve Botella Cinco Millones

LA SALVE ENVASA LA BOTELLA 5.000.000, TRAS SU VUELTA AL MERCADO HACE AHORA 5 AÑOS

Dicha botella llevará una etiqueta con el número 5.000.000 y se incorporará al azar en una caja destinada al servicio a domicilio, de forma que quien la consiga recibirá cerveza LA SALVE para un año gratis

Bilbao, 4 de septiembre de 2020. La fábrica de cervezas LA SALVE lanza su botella número 5.000.000, y quiere celebrarlo con su clientela. De esta manera, la botella número 5 millones, que ha sido embotellada esta misma semana en la fábrica de Bilbao, lleva una etiqueta específica con dicho número, y quien la consiga obtendrá como premio cerveza gratis durante un año

La botella 5.000.000 es una cerveza km 0 de estilo German Ale, una cerveza fácil de beber, con matices de olores frescos, producida con cebada de Alava, lúpulo de La Rioja y que se incorporará al azar en una caja destinada al servicio a domicilio en los pedidos que se realicen a partir de hoy.

La botella 5.000.000 es un sueño hecho realidad cinco años después de la vuelta de LA SALVE al mercado y dos años y cuatro meses de la puesta en marcha de su fábrica en Bilbao, que nació con el objetivo de recuperar una industria cervecera en Euskadi que elaborase cervezas km 0 de alta calidad y con estilos cerveceros para las nuevas tendencias.

La botella 5.000.000 se ha etiquetado en la fábrica de Bilbao y es para LA SALVE un sueño hecho realidad, dos años y 4 meses después de que arrancase la fábrica de Bilbao con el objetivo de recuperar una industria cervecera en Euskadi que elaborase cervezas km0 de alta calidad y con estilos cerveceros para las nuevas tendencias

Como dice el maestro cervecero de LA SALVE, Luis Cachón:

en la fábrica de Bilbao, elaboramos cervezas con un proceso muy cuidado, con materias primas de aquí de altísima calidad y con una dosis importante de pasión y de creer en lo que hacemos. Esta botella 5.000.000 nos anima a seguir adelante trabajando como lo hemos hecho hasta ahora con ilusión y compromiso local.

LA SALVE basa su crecimiento en los productos km0, realizados con los productores locales de materias primas cercanas: elabora todas sus cervezas con cebada 100% alavesa y utiliza lúpulo de La Rioja de una plantación en Cirueña con el objetivo de reducir el impacto medioambiental y generar riqueza local

La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi supuso una inversión de 1,8 millones de euros, y el arranque de la producción de LA SALVE en Bizkaia, una producción que ha estado guiada, desde el principio, por el centro tecnológico AZTI junto al que se han desarrollado proyectos de innovación centrados en LA SALVE km 0, y en tener una fábrica cero emisiones.  En la fábrica de Bilbao se producen cervezas reconocidas por su calidad como en los World Beer Challenge,  uno de los reconocimientos más importantes del mundo de la cerveza, que en el 2019 premió a las cervezas LA SALVE Txirene (91 puntos) y LA SALVE Botxo (90 puntos) con el ORO en sus categorias y con PLATA a LA SALVE Sirimiri (89 puntos).

La cerveza kilómetro cero

LA SALVE basa su  plan de crecimiento en el compromiso estratégico, como factor clave para su competitividad, y en el desarrollo empresarial mediante un producto 100% cercano en colaboración con los productores locales y con total respeto al medio ambiente. LA SALVE prioriza  lo local y la sostenibilidad.

Así, elabora todas sus cervezas con cebada 100% alavesa, fruto del acuerdo de la cervecera con el mayor proveedor de cebada del Sur de Europa, Intermalta, y utiliza lúpulo de La Rioja de una plantación en Cirueña. Es un compromiso con el desarrollo económico y social del entorno local que, en este caso, les ha llevado a reducir el impacto ambiental, ya que la distancia media del transporte utilizado para transportar las materias primas, de esta forma, se reduce en un 65%.

Respecto a la cebada, el consumo se ha duplicado en 2 años. Si en 2017 en La Salve se utilizaron alrededor  de 410.000 kg de cebada 100% alavesa, en 2019, la cantidad llegó a los 950.000 kilogramos.

De esta forma, tal y como señala Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas LA SALVE, “LA SALVE Kilómetro cero es un producto de proximidad, cuyas materias primas y auxiliares provienen del trato directo con el productor, reduciendo al mínimo imprescindible el número de intermediarios. Cuando despertamos la marca para su vuelta al mercado hace ahora 5 años, teníamos claro que la innovación y la apuesta por lo cercano tenían que ser las claves del proyecto y eso es lo que estamos materializando”.

Las claves de una instalación innovadora

LA SALVE es una marca histórica de Bilbao que renació con un planteamiento claro de tener la innovación anclada en la esencia del proyecto, realizando para ello planes de trabajo con las entidades locales líderes en la materia. Esto le ha supuesto a la cervecera bilbaína un posicionamiento que marca la diferencia respecto a sus competidores.

Así, LA SALVE firmó al principio de su arranque un acuerdo con el instituto tecnológico especializado en investigación alimentaria AZTI y puso en marcha dos proyectos anclados en la fabrica sobre los que esta pivota en la actualidad: se trata de la fábrica cero emisiones y la cerveza kilómetro cero hecha realidad.

La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi supuso una inversión de 1,8 millones de euros, y el arranque de la producción de LA SALVE en Bizkaia, una producción que ha estado guiada, desde el principio, por el centro tecnológico AZTI junto al que se han desarrollado proyectos de innovación centrados en LA SALVE km 0, y en tener una fábrica cero emisiones

La nueva fábrica, con una superficie cercana a los 1.200 metros cuadrados susceptibles de ampliación, es cero emisiones ya que el balance de emisiones de CO2 y otros Gases de Efecto Invernadero (GEI) es nulo durante su funcionamiento. Para conseguir este balance entre las emisiones de gases de efecto invernadero, el primer paso llevado a cabo ha sido reducir al máximo las emisiones producidas en la propia instalación y, además, compensar aquellas emisiones inevitables por el tipo de actividad. Para ello, LA SALVE ha puesto en marcha:

  • Medidas de ahorro energético: optimización de aislamientos, búsqueda de sinergias, uso eficiente de la energía, optimización de la distribución de los equipos de calor y frío, gestión activa de la demanda, control de los consumos y uso de energías renovables como la solar, biomasa, etc.
  • Compensación de las emisiones generadas: mediante el apoyo a proyectos de sumidero de carbono.